Make your own free website on Tripod.com

   N O T A   

 Nota facilitada por:  Rocío




 

RESPETA CUARENTENA COMO SUS ABUELITAS

Asegura Edith González que además de amamantar a la bebé, está al pendiente de ella las 24 horas del día

Contenta, emocionada, plena, así se encuentra Edith González, quien hace un mes dio a luz a la pequeña Constanza y vive la cuarentena como sus abuelitas.

La actriz no se ha despegado de su pequeño retoño, a quien amamanta, baña y está al pendiente de ella durante las 24 horas del día.

"Gracias a Dios hemos estado muy bien las dos, es una bendición tenerla. Hemos estado tranquilas", dijo la actriz, quien ha tratado de vivir su maternidad al máximo.

Edith, quien desea pasar la cuarentena en la privacidad de su hogar, dijo que tuvo una propuesta para regresar a trabajar, pero que no se concretó.

"Yo estoy respetando la cuarentena como mis abuelitas", explicó con voz tranquila y pausada.

"Tenía una oferta de trabajo para empezar en estos días, pero por equis razones no se hizo, más bien el productor dijo 'no tengo corazón para separarte de tu bebita ahorita', pero era una oferta para regresar ya".

La primera protagonista de Mujer de Madera aseguró que para recuperar su figura no está haciendo otra cosa que respetar lo que manda la naturaleza: amamantar al bebé.

"Estoy comiendo todo, dándole pecho, porque la mejor forma de bajar de peso rápido es darle pecho", dijo.

La pequeña Constanza ayer recibió la visita por un grupo de amigos de su mamá, originarios de China, que tienen como costumbre visitar al mes a los recién nacidos para conocerlos y llevarles regalos.

"Vinieron unos amigos a vernos porque en China se acostumbra que el bebé no sale en un mes ni conoce a nadie, ni la mamá tampoco, porque no sale de su habitación, y durante un mes se dedican nada más a cuidarse para estar tranquilos.

"Digamos que es la cuarentena para nuestras abuelitas, y ellos vinieron a la casa, no hicieron nada en especial, simplemente vinieron y trajeron regalos", explicó Edith.

Estas amistades, la actriz las hizo gracias a la telenovela Bianca Vidal, la cual, dijo, abrió el mercado de los melodramas mexicanos en China.

"Es una tradición y tiene la situación de que es para respetar al bebé porque está frágil, para que los adultos con sus bacterias no vayan a dar algo al bebito. Cuando pasaron a verla se quitaron los zapatos antes de entrar", agregó la actriz en entrevista telefónica realizada ayer.

La pequeña hija de Edith nació el 17 de agosto en el hospital Santa Teresa de Polanco, en la Ciudad de México, pesando 2 kilos 430 gramos.

La actriz, quien dijo que no puede ni bajar escaleras aún, afirmó que pasando la cuarentena se hará una sesión fotográfica con su bebé que será tomada por un amigo suyo de origen francés.

El Norte (18 de Septiembre 2004)
    H O M E P A G E